portada

portada

domingo, 29 de enero de 2017

La vida por delante, de Antonio Muñoz Molina


    En octubre de 1997, Antonio Muñoz Molina comenzó la publicación de una serie de artículos en El País Semanal. Con una puntualidad suiza, el autor jiennense fue elaborando un artículo semanal hasta finales de febrero de 2002: desde “El tiempo del periódico” hasta “Epílogo” vieron la luz alrededor de 220 artículos. Bajo el auspicio de la editorial Alfaguara se realiza una selección de estos, y se presentan ¾los ciento cinco artículos elegidos¾ bajo la forma de libro. ¿Qué ha llevado al autor a elegir unos y relegar otros al olvido de las hemerotecas? Nunca lo sabremos; pero lo que sí podemos asegurar es que los seleccionados no defraudarán a nadie.

    No es la primera vez que Muñoz Molina publica una selección de artículos: sus dos primeros libros El Robinson urbano (1984) y Diario del “Nautilus”(1986) ya lo eran; luego vinieron Las apariencias (1995) y La huerta del Edén (1996). No debe extrañar a nadie: en múltiples ocasiones el propio autor ha señalado su preferencia y simpatía por el género ensayístico.

    Para los seguidores semanales de Muñoz Molina, La vida por delante no supone nada nuevo. Apenas unas correcciones de los originales, quizás un cambio de título (“El nacimiento” apareció en diciembre de 1998 como “De nacimiento”) que más bien parece una errata... por lo demás, el autor andaluz ha seguido más o menos ¾salvo en un par de ocasiones¾ un orden cronológico. En cambio, para todos aquellos que no conozcan la obra ensayística de Muñoz Molina, o la obra... sin más, tal vez sea este libro una buena oportunidad.

Resultado de imagen de la vida por delante antonio muñoz molina    Nunca se le podrá achacar a Muñoz Molina que no se vuelca en cada línea que escribe. Lo dijo Cervantes: “Somos hijos de nuestras obras”. El autor muestra lo mejor y lo peor en sus páginas: junto al hombre reflexivo, testigo y analista del devenir de los tiempos, solidario con los marginados, impotente ante la vehemencia del horror, defensor de la libertad, crítico y comprometido; encontramos al ser humano con sus debilidades, sus manías, sus gustos aleatorios, sus preferencias literarias y políticas.

    Resulta imposible leer de un tirón La vida por delante (u otro libro de similares características): debemos tomar cada artículo como un bocado, degustarlo lentamente antes de ingerirlo; quizás fuera mejor concebir el volumen como un ágape donde picotear sin orden; deleitarnos con cada nuevo sabor, rechazar aquello que no nos convence, atiborrarnos con los platos más suculentos. Obras como esta deben servir de acicates, de espuelas que agiten el caballo de nuestro cerebro; de no ser así, la finalidad del libro no se habrá realizado y, por tanto, este carecerá de valor.



Antonio Muñoz Molina,

.La vida por delante, Alfaguara, Madrid, 2002. 329 páginas.

1 comentario:

  1. Me recuerda los articuentos de Juan José Millás o algún libro de Quim Monzó del mismo estilo. Leer estas obras de corrido es un suicidio intelectual. Lo mejor es combinarlas con alguna obra de ficción o un cómic. Apunto, como siempre, el título.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar